Desarrollan en Brasil un ‘software’ para tetrapléjicos

18 09 2008

Una empresa privada nacional facilita el acceso a Internet a personas con enfermedades degenerativa.

Sentada frente a una computadora, Socorro escribe, envía correos y navega por Internet casi como cualquier otra persona, pero con la diferencia de que no tiene brazos, y a sus 43 años entra al mundo de la informática gracias al “ratón ocular”, un software desarrollado en Brasil.

El sistema, que cuesta unos 100 dólares (70 euros), podría abrir un nuevo camino en Brasil a unos cuatro millones de personas tetrapléjicas, que sufren de distrofia muscular y otras enfermedades degenerativas, víctimas de accidentes cerebro-vasculares, o a quienes, como Socorro, nacieron sin brazos o los perdieron en accidentes.

Desarrollado por el ingeniero Manuel Cardoso, de la Universidad Federal de Manaos (norte de Brasil), e investigadores de la Fundación Paulo Feitoza, el sistema fue presentado en la Feria Internacional de la Amazonia, inaugurada esta semana, como muestra de la capacidad de la ciencia y tecnología brasileñas, en un campo dominado por multinacionales extranjeras.

En el mostrador de la fundación, una asistente coloca alrededor de los ojos de María del Socorro Pinheiro unos cables como los usados en electrocardiogramas. Ella escribe laboriosamente, recorriendo letra por letra para formar cada palabra, que aparece también en una gran pantalla.

Los electrodos leen las señales eléctricas enviadas por los músculos que rodean los ojos en movimiento, para hacer deslizar el cursor por un “teclado virtual” en la pantalla de la computadora, explica Accir de Soares, gerente de negocios de la Fundación Paulo Feitoza.

Un pestañeo equivale al clic de un ratón manual y es como una pequeña puerta que permite al usuario comunicarse con el resto del mundo a través de Internet, o simplemente escribir un texto.

Distribución gratuita

Otro usuario notable del software es el joven Marcio, de 22 años, víctima de una distrofia muscular degenerativa y condenado a una silla de ruedas, presente en la feria sólo a través de un vídeo.

Marcio era especialista en desarrollo de programas de ordenador antes de perder gradualmente la energía de sus músculos. “Ahora sólo trabaja usando el ratón ocular”, explica Soares al mencionarlo como ejemplo de un sistema que puede servir para ayudar a las personas que necesitan tener acceso a un ordenador. “No existe en el mundo nada similar a esta forma de interacción, sólo a través del ojo”, afirma.

La fundación hace gestiones a través del Gobierno para que el producto sea distribuido gratuitamente en el mercado brasileño por medio del Sistema Único de Salud (SUS).

Sus creadores afirman que ya está completo y listo para que comience su producción en serie. Pero la comercialización de este sistema, que tardó seis años en ser desarrollado, está estancada desde hace uno. Depende de un permiso de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), pues la legislación brasileña no lo ve como software, sino como un aparato destinado a la salud.

El proyecto tuvo un coste de unos seis millones de reales (cerca de 2,4 millones de euros) y fue financiado por varias empresas del Distrito Industrial de Manaos.

La fundación trabaja sobre otros proyectos similares; entre ellos, un desafío a largo plazo: terminar de desarrollar un teléfono móvil para uso de sordomudos, explicó Rogerio Caetano, de la Fundación Feitoza.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: